Es el órgano más pequeño y peligroso del cuerpo. Hace unos días estuvo circulando un video que se hizo viral ¿Cómo controlar la lengua? sin duda, se hace difícil controlarla. La biblia asegura que, nadie en la humanidad puede domarla.

En Santiago 3: 7-8, dice: 7 ”Porque todas especie de bestias salvajes así como de aves y de cosas que se arrastran y de criaturas marinas ha de ser domada y ha sido domada por el género humano” 8 “Pero la lengua, nadie de la humanidad puede domarla. Cosa ingobernable y perjudicial, está llena de veneno mortífero”

La biblia También nos dice en Santiago 1:19 _Todo hombre debe ser presto en cuanto oír, lento en cuanto a hablar, lento en cuanto a ira”.

lengua

En la abundancia de palabras no deja de haber transgresión, pero el que tiene refrenados sus labios está actuando discretamente. Cuanto más habla, mayor es el riesgo de decir algo insensato e incluso dañino, de hecho, la lengua sin freno que esparce chismes y calumnias perjudiciales se asemeja a un fuego que rápidamente se propaga, sin embargo, cuando tenemos refrenados nuestros labios, es decir, pensamos antes de hablar, tomamos en cuenta el efecto que pudieran tener nuestras palabras.

Si así lo hacemos, se nos conocerá por nuestra discreción y nos ganaremos el respeto y la confianza de los demás. Hay personas que le gusta que lo escuchen atentamente cuando nos hablan, es ahí donde debemos de ser presto en cuanto a oír.

Si nos dicen algo descompuesto que nos puede molestar, es ahí, cuando debemos ser lento en cuanto la ira y no reaccionar de la misma forma, a lo mejor esa persona este de mal humor por la razón que sea, luego se disculpe. Si le resulta difícil ser lento en cuanto a la ira pídale a Dios que le conceda autonomía y el no pasará por alto. Lucas 11:13

Una lengua apacible, puede quebrar un hueso. Contrario a lo que suele creerse, la amabilidad es señal de fortaleza. Por ejemplo, una respuesta apacible puede vencer una oposición cuya dureza y firmeza podría comparase a la de un hueso y que talvez sea producto de enfado o del prejuicio.

A veces no es fácil ser apacible, sobre todo en situaciones de tensión. Por ello es bueno meditar en las ventajas de hacer lo que dicen los principios Bíblicos, ellos constituyen la verdadera sabiduría de arriba. Cuando usamos la lengua de forma sabia nuestras palabras se vuelven dignas, agradables, edificantes y perfectas para toda ocasión.

About The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.