En el Santo Domingo de los 90`s ir a comer a Salón de Té, era más que una delicia. Era una experiencia nueva y subyugante. No proliferaban como hoy los restaurantes chinos ni los chofán, chop suits, lo mein, eran de dominio de la multitud. Pequeño y acogedor espacio a media luz y en tonos rojos…

Su propietario, el destacado gestor cultural y artista Ricardo Bello, seducido por la villas de Casa de Campo y sus ocupantes, enfiló hacía allí sus pasos. Un restaurante de leyenda entre propietarios  y visitantes, el Chinois de la Marina, sembró su impronta en la propuesta gastronómica de ese prestigioso emporio.

Ahora, me tocó ir de la mano del destacado artista plástico, José Ignacio Morales a Chinois, que resulta está en el centro del pueblo, en la calle Duarte, de La Romana, a la vista y acceso de todos.

Recibidos por el propio Ricardo y su hijo Ricardo Bello Jr., que es el chef principal, entramos a una casona con pinta de paraíso. Un palacete oriental, comida china, asiática, internacional, dominicana  y fusión, en el Caribe. Elegantemente amoblado con detalles de la cultura china. Varios espacios, cada uno distinto del otro. Una inmensa área en la entrada, llena de luces chinas y delicadamente decorado.

Todo invita a quedarse. Todo invita a comer. Y cuando llegan los platos, deliciosos en grado sumo. Es como volver a la maravillosa comida china artesanal, hecha con los mejores ingredientes, preparada para comensales experimentados en esas lídes y luego de comer es como para cerrar los ojos y no saber responder si se ha viajado a otra galaxia o simplemente se vislumbró fugazmente el paraíso.

mde

Wonton al vapor

Plato recomendado: Berenjena con camarones, wonton al vapor y chocan especial (Con trocitos de plátano maduro)

 

About The Author

Marivell Contreras

Poeta y comunicadora dominicana. Con experiencias en medios escritos, radiales, digitales y televisivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.