Así como en el cine, en las empresas tradicionales y en la política, las mujeres que trabajan en el mundo tecnológico también se quejan de ser discriminadas.

Desde el emporio de Silicon Valley hasta Google, hay una queja que ya se hace pública y que intenta hacerse visible y cerrar brechas: las mujeres son menos aceptadas en el mundo tecnológico el creciniento es lento y oscila entre un 20 por ciento ante un 80 por ciento de figuras masculinas al mando y en la base operativa.

Otra gran queja es que estas mujeres, las pocas que el sistema acoge, cobra mucho menos que los hombres por el mismo puesto. aunque Google lo ha negado, pero lo que la industria no ha podido negar son las constantes denuncias de acoso que han hecho algunas de las especialistas, muchas de las cuales han prosperado en las cortes o han generado renuncias de ejecutivos importantes como el caso de   Travis Kalamit de Uber.

El caso está abierto y a la vista. A medida que se abren nuevos espacios para el talento femenino, se crean nuevas brechas que certifican que la batalla de igualdad entre hombres y mujeres aún está en construcción…

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.