dr_antonio_contreras
La ozonoterapia: es una terapia natural que consiste en la aplicación de una mezcla de oxígeno y ozono.
Es una terapia oxidativa que favorece la formación de sustancias pro oxidativas. Y a la vez, modula en “Estrés Oxidativo” mediante la actualización de mecanismos antioxidantes endógenos, como el superoxido de dismutasa, glutatión y catalasa.
La práctica del deporte es un derecho humano.
El deporte es una actividad física reglamentada, normalmente de carácter competitivo, que puede mejorar la condición física de quien lo practica, y tiene propiedades que lo diferencian del juego.
Dentro de las patologías en el deporte a tratar con la ozonoterapia tenemos:
Lesiones por esfuerzo (esguince de pequeñas articulaciones interfacetarias, roturas tendinosas y musculares, discopatias y hernia discal), bursitis, tendinitis, contractura muscular, fracturas, lesiones crónicas, desgarro muscular, codo de tenista, entre otras.
La ozonoterapia no presenta contraindicaciones, es mínimamente invasivo y ofrece muy buenos resultados en poco tiempo, de forma duradera.
La ozonoterapia ha empezado a utilizarse en los últimos años como tratamiento preventivo de lesiones y también para paliar diferentes dolencias
Con ozonoterapia, un atleta puede aumentar notablemente su eficiencia energética en carrera y preparar sus tejidos y músculos para cualquier competición que tenga previsto realizar.
Los efectos beneficiosos que con carácter general que posee el ozono se añaden:
Mejoras de la vascularización de los huesos y cartílagos, permitiendo una recuperación del anabolismo.
Efectos antiinflamatorios por acción del ozono sobre las prostaglandinas.
Efectos inmunomoduladores en las enfermedades autoinmunes.
Efectos tróficos sobre el hueso y los tejidos.
Incremento de oxígeno en los tejidos: El ozono permite aumentar la capacidad de la sangre para absorber y transportar mayor cantidad de oxígeno a todo el organismo, mejorando la circulación y las funciones celulares en general. “La liberación de óxido nítrico causa vasodilatación y mejora la oxigenación y nutrición de los músculos. Al mismo tiempo, también estimula las enzimas que participan en su metabolización así como el aprovechamiento de los azúcares que es la fuente fundamental de energía para todas las células, con lo cual mejoran sus funciones generales”.
Después del tratamiento con ozono, se aumenta la elasticidad de los glóbulos rojos, que pueden de esta forma circular por vasos sanguíneos más finos y llevar oxígeno y nutrientes a lugares de difícil acceso. Esto también permite una mayor capacidad para absorber oxígeno en los pulmones.
Previene lesiones: “Si unos músculos están más oxigenados como consecuencia de aplicar ozono, el porcentaje de sufrir algún percance o lesión en una carrera se reduce drásticamente porque las tensiones musculares van a ser menores”

El ozono

  • Retarda procesos degenerativos: El progresivo desgaste de las articulaciones involucradas en el atleta pueden desembocar, a largo plazo, en procesos que cursen dolor de forma prolongada en el tiempo. El ozono logra que el propio organismo elimine el exceso de radicales libres por su efecto antioxidante.
  • Ayuda a relajar y soltar los músculos reduciendo exponencialmente la acumulación de ácido láctico, mejorando de una forma abismal la recuperación después del ejercicio.
  • Oxida las toxinas para que puedan ser eliminadas a través de los órganos.
  • Incrementa la circulación sanguínea y su oxigenación, y esto ayuda a la recuperación de lesiones musculares de una forma muchísimo más rápida.
  • Normaliza la respiración celular e incrementa nuestra resistencia en los deportes que la requieran.
  • Mejora la fatiga crónica.
  • Reduce intoxicación por monóxido de carbono.
  • También es conocido el ozono por eliminar hongos, virus, bacterias y ayudar a oxidar toxinas como son los metales pesados y pesticidas de nuestro cuerpo.
  • Limpia nuestras venas y arterias, estimula la producción de glóbulos blancos que purifican nuestra sangre y glándula linfática, previene de embolias cerebrales mejorando la función de nuestro cerebro en general, normalizando la producción de encimas y hormonas además de eliminar las enfermedades que hacen que nuestro sistema inmunitario decaiga.
  • El ozono mejora la capacidad física y el rendimiento deportivo en general, al mejorar el transporte e intercambio de oxígeno y poseer un potente efecto vasodilatador.
  • Mejora el arco de movilidad articular y el balance muscular.
  • Es el agente antienvejecimiento y antioxidante más potente conocido.
  • Mejora el estado general del organismo, aporta vitalidad y mejora el estado anímico.
  • En caso de lesiones:
    Acorta significativamente el período de recuperación.
    Mejora el grado de recuperación final.
    Disminuye la probabilidad de reincidencias de la misma lesión.
    Mejora espectacularmente la cicatrización de las heridas y minimiza al máximo la aparición de cicatrices residuales.
    Permite compaginarse y combinarse sin problemas con tratamientos de otras especialidades.
    Es el complemento ideal de otras terapias regenerativas como la que se lleva a cabo con factores de crecimiento
    Excelente antiinflamatorio y analgésico, generando un alivio importante del dolor sintomático de las lesiones. A diferencia de los analgésicos, no se metaboliza por hígado, por lo que no afecta este órgano, ni produce metabolitos tóxicos.
    En desgarros: Logra una cicatriz mínimamente fibrosa o puede curar sin cicatriz y evita la reincidencia habitual.
    Mejora la circulación ya que aumenta la elasticidad de los glóbulos rojos, que logran así circular por los vasos sanguíneos más finos y llevar oxígeno y nutrientes a lugares de difícil acceso, donde muchas veces no llega otro tipo de tratamientos. Además, induce a la liberación de óxido nítrico, causando vasodilatación, que mejora la oxigenación y nutrición de los músculos.
    Protege de infecciones, parásitos, bacterias, hongos y virus, por su doble acción: germicida y modulador del sistema inmune; manteniendo así el rendimiento del deportista.
    Hay que enfatizar que el ozono médico, en cualquiera de sus modalidades de administración en dosis y concentraciones muy bajas, nunca provocó iatrogenia ni daño alguno en el funcionamiento de las células del cuerpo, no existiendo contraindicaciones para su uso en terapia humana.

About The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.